Motos

Las 11 mejores motos Cafe Racer de 125cc

Una de las mejores cosas del mundo de las motos es la gran diversidad de estilos y categorías que existen. Si lo que te interesa es la velocidad, la mejor opción es una moto deportiva. Si lo que te gusta es conducir por terrenos forestales o superficies fuera del asfalto, lo tuyo es una enduro o una trail. Si por el contrario te gusta manejar de manera segura y solo necesitas un segundo vehículo para trayectos cortos, lo que necesitas es una scooter o un ciclomotor. 

Pero si lo que quieres es una moto clásica con mucha cultura y estilo retro, definitivamente lo que necesitas es una cafe racer. Es un modelo icónico que describe a la perfección la cultura rockera de los años 50, época en la que los moteros personalizaban a su gusto cualquier tipo de moto y realizaban sus largas peregrinaciones de café en café siguiendo a sus bandas de rock favoritas. Parece mito, ¿cierto? Pero los expertos en el tema aseguran que es así como nació el nombre de este tipo de motos. 

Habiendo entrado un poco en contexto, hemos traído un análisis con las mejores motos cafe racer con cilindrada de 125cc. Haz tus propias comparativas y escoge el modelo que mejor vaya con tu estilo. ¡Aquí vamos!

11. Brixton Sunray

Algunos dicen que es una moto naked y otros dicen que se trata de una retro deportiva. Ambas afirmaciones son ciertas, en parte. El estilo que más resalta es el de una clásica cafe racer que ha sido fabricada tomando como referencia la Cromwell 125, diferenciándose en uno que otro elemento, como es el caso de los semimanillares y el aspecto deportivo del asiento.

Todo el sistema de luces está diseñado con tecnología luminosa LED.  

El sistema de propulsión está definido por un motor de cuatro tiempos refrigerado por aire y  con homologación Euro 5. Es alimentado por inyección electrónica y tiene la capacidad para desarrollar una potencia máxima de 11 CV. Dispone de un sistema de escape tipo megáfono y unas llantas que emulan casi a la perfección las utilizadas en la década de los 60. 

Con respecto al sistema de frenado, incorpora un ABS, que es poco habitual en este tipo de motos. El sistema de suspensión está formado por una horquilla convencional en la parte delantera y una amortiguador doble en la parte trasera.

Precio estimado: nueva en 2900 euros y a partir de 1400 euros de segunda mano.

10. Montesa Brio 110

El primer modelo fue fabricado en el año 1960, lo que supone un clásico de varias generaciones en la industria, especialmente en España, ya que la firma es una de las de mayor tradición del país. Cuenta con un motor monocilíndrico de dos tiempos para una cilindrada total de 125cc, lógicamente. Está capacitada para ofrecer una potencia máxima de 10 CV a 6500 revoluciones por minuto. No es de las más rápidas pero tampoco irás montado en un caracol, es una velocidad muy aceptable. En carreteras largas no tiene ningún problema para alcanzar los 110 kilómetros por hora.  

En su estructura destaca el basculante trasero de doble amortiguador y unos frenos realmente potentes. El tanque de combustible tiene una capacidad máxima de 15 litros, cantidad suficiente para recorrer una buena cantidad de kilómetros sin preocuparse por quedarse colgado, ya que además tiene un bajo consumo de 2.9 litros por cada 100 kilómetros recorridos. ¿500 kilómetros por cada recarga del tanque? No está nada mal.

Precio estimado: nueva en 5200 euros y a partir de 3600 euros de segunda mano.

9. Mash Black Seven

No podía estar fuera de la lista la primera marca francesa en incursionar en la fabricación de motos cafe racer. Han tenido un crecimiento tal, que han servido como guía para otras marcas que fabrican motos de la misma categoría, tratando de imitar los detalles y los acabados Mash. 

Está fabricada con un motor de cuatro tiempos con capacidad para desarrollar una potencia máxima de 11.7 CV a 7500 revoluciones por minuto, lo que le permite alcanzar una velocidad pico de 115 kilómetros por hora. Ver su robusto motor puede llevarnos a pensar que estamos ante una moto extremadamente pesada, pero la verdad es que pesa sólo 110 kilogramos. El asiento se encuentra a una altura de 780 milímetros, una altura muy cómoda para ser una cafe racer.

Su gran ligereza garantiza una agilidad de máximo nivel.

El sistema de frenado lo constituyen un disco de 260 milímetros de diámetro para la rueda delantera y un disco de 180 milímetros para la rueda trasera. Por otro lado y muy típico en esta gama, cuenta con un escape tipo megáfono.

Precio estimado: nueva en 2495 euros y a partir de 1300 euros de segunda mano.

8. Leonart Tracker

Un diseño que apunta más a una scrambler, pero no deja de ser cafe racer. Lo atractivo del modelo está en el diseño minimalista que tanto atrae a los amantes de las cafe racer. Tiene un aspecto muy similar a lo que eran las off road de los años 80. La suspensión consiste en una horquilla invertida en la parte delantera y un monoamortiguador en la parte trasera que se asocia perfectamente a un brillante basculante de aluminio

Las llantas de radio de 17 pulgadas incorporan discos de freno estilo “wave”, que no eran muy comunes en la época original de las cafe racer. El sistema de propulsión consiste en un motor de un solo cilindro de cuatro tiempos refrigerado por aire y alimentado por sistema de inyección EFI. Tiene la capacidad para alcanzar una potencia máxima de 12.5 CV, convirtiéndose en una de las más rápidas de la categoría.

Por otra parte, posee una transmisión manual de 5 marchas que exprimen al máximo toda la potencia del motor. 

Precio estimado: nueva en 3200 euros y a partir de 1900 euros de segunda mano.

7. Macbor Eight Mile 125

Continuamos la lista con una scrambler y espíritu de cafe racer. Está fabricada con un motor monocilíndrico de cuatro tiempos y alimentado por inyección electrónica MIKUNI. Cuenta con la capacidad de desarrollar una potencia máxima de 7.5 kW a 8000 revoluciones por minuto, pudiendo alcanzar una velocidad pico de 115 kilómetros por hora. 

El tanque del combustible dispone de una capacidad máxima de 12.5 litros. No es el más grande de los depósitos, pero su consumo no pasa desapercibido: 1.9 litros de combustible por cada 100 kilómetros recorridos. Nada despreciable, ¿verdad? Autonomía suficiente para rodar más de 600 kilómetros con una sola recarga.

Incorpora cauchos mixtos para rendir tanto en carretera como en superficies fuera del asfalto.   

Puede ser conseguida en varios colores diferentes: verde metalizado, amarillo, negro mate y rojo metalizado. Sin importar el color que se escoja, todos los modelos integran tecnología luminosa LED tanto en los faros delanteros como en los traseros. Su peso total es de 112 kilogramos, lo que permite maniobrar y conducir con total confianza.  

Precio estimado: nueva en 2599 euros y a partir de 1300 euros de segunda mano.

6. Orcal Sirio

Puede que no hayas escuchado antes sobre este modelo de moto, incluso puede que no hayas escuchado antes la marca. La realidad es que no es muy conocida en España, pero no pasa nada, es el momento de que la conozcas. Es muy demandada en el mercado europeo porque se considera sencilla de manejar y de prestaciones amigables. Una opción ideal para aquellos que se inician en la categoría de 125cc y en los motores con marchas.

Tanto los faros delanteros como los traseros están diseñados con tecnología luminosa full LED, muy conveniente para los paseos a altas horas de la noche. Su motor no es de los más poderosos del mercado, pero no tiene problemas para alcanzar los 9.7 CV de potencia máxima. Sus 128 kilogramos de peso desarrollan muy bien en carreteras largas. Expertos aseguran que uno de los puntos fuertes de la moto es su buena tracción y aceleración a la salida de las curvas. Además, tiene muy buenas características off road que te sacarán de un apuro en caso de tener que recorrer caminos irregulares. 

Precio estimado: nueva en 2499 euros y a partir de 1450 euros de segunda mano.

5. Macbor Johnny Be Good

Se trata de una de las motos con más personalidad en la gama. Cada una de sus líneas y acabados apuntan al más puro estilo cafe racer. Estéticamente es una belleza. Dispone de un cojín muy largo sin tapa y un manillar compuesto por semimanillares de anclaje bajo. Utiliza un depósito redondeado y como toda cafe racer, un escape en forma de megáfono que posee cinta térmica en su parte inicial. La cinta térmica pareciera no estar muy bien aplicada, pero todo es parte del estilo.

Lo más atractivo de este modelo es la relación calidad-precio.

Aunque a nivel estético está llena de detalles muy finos, el motor es bastante sencillo y fácil de manejar. Se trata de un Minarelli monocilíndrico refrigerado por aire, que tiene la capacidad de desarrollar una potencia máxima de 10 CV a 7500 revoluciones por minuto. Posee un sistema de suspensión básico que consiste en una horquilla invertida en la parte delantera y doble amortiguador en la parte trasera con depósito de gas separado. Para el sistema de frenado, cuenta con un sistema combinado. 

Precio estimado: nueva en 2700 euros y a partir de 1500 euros de segunda mano

4. Mash Black Mat

A esta altura, no cabe duda que la firma Mash disfruta de la fabricación de motos fuera de lo común. Anteriormente se pensaba que las motos de baja cilindrada debían ser de características pobres y discretas. La compañía francesa se ha encargado de lanzar todas esas opiniones a la basura. Ejemplo de ello es este modelo muy elegante y extravagante. Se trata de una edición especial de mecánica sencilla y acabados muy bien cuidados. 

El sistema de propulsión está determinado por un motor monocilíndrico refrigerado por aire y alimentado por inyección electrónica. Está capacitado para entregar una potencia máxima de 11.6 CV a 9000 revoluciones por minuto. Su sistema de suspensión está conformado por una horquilla invertida en la rueda delantera y un doble amortiguador en la trasera. 

En sus llantas de radio se puede observar un sistema de frenado combinado (CBS) que consiste en un disco de 260 milímetros en la rueda delantera y un disco de 190 milímetros en la rueda trasera. Esta edición en particular no incorpora el ABS de serie.

Precio estimado: nueva en 2545 euros y a partir de 1650 euros de segunda mano.

3. Motor Hispania Bogga 

La firma originaria de Sevilla tiene una única intención con este modelo cafe racer: llevarte de regreso a la década de los 60. Combina a la perfección los neumáticos mixtos con los semimanillares y su asiento con cola elevada que inevitablemente la clasifica como una cafe racer con ciertas características scrambler. Una mezcla muy atractiva que extrae lo mejor de ambas categorías.

De acuerdo con la opinión de varios consumidores, el color negro mate le da un carácter y una personalidad difícil de superar pro algún otro modelo de la firma española.  

Está equipada con un motor monocilíndrico refrigerado por aire, que si bien no es de los más potentes, permite alcanzar una potencia máxima de 10 CV a 7500 revoluciones por minuto. Desde luego que no tiene una velocidad de MotoGP, pero no se puede pedir más para su cilindrada. 

Destacan en las ruedas un sistema de frenado combinado (CBS) y una amortiguación de horquilla invertida en la parte delantera y doble amortiguador en la parte trasera.

Precio estimado: nueva en 2495 euros y a partir de 1300 euros de segunda mano. 

2. Honda CG 125

La marca de motos más vendida del mundo también tiene su parte en la gama cafe racer. La CG cuenta con un asiento monoplaza y la posición del asiento te permite conducir de una manera deportiva, aunque te encuentres montado sobre una cafe racer. Difícilmente pueda encontrarse en el mercado un modelo más conveniente para personalizar como este de Honda.

Hay un grupo de personas que prefiere utilizar neumáticos mixtos con la finalidad de adaptarse a las distintas necesidades del terreno. Otros prefieren utilizar llantas convencionales para darle una personalidad totalmente pura de la época. Como la típica cafe racer, utiliza una horquilla invertida en la rueda delantera y doble amortiguador en la rueda trasera, además de utilizar discos de freno que conforman el sistema de frenado CBS.

El motor no es el mayor de sus atractivos, pero no dista mucho de los modelos convencionales de la categoría de 125cc. Dispone de un bajo consumo de combustible que garantiza una gran autonomía. Con una sola recarga, puede rodar tranquilamente más de 600 kilometros.  

Precio estimado: nueva en 2800 euros y a partir de 1450 euros de segunda mano.

1. Honda CB 125

No, no estás viendo doble. Esta vez se trata del modelo referencia que a todos se nos viene a la cabeza cuando pensamos en una cafe racer. No es casualidad que sea el modelo más vendido no solo actualmente, sino de los últimos 7 años. La primera Honda CB 125 fue lanzada al mercado en 1969, y los amantes del estilo cafe racer no tardaron en hallar en ella un modelo perfecto para personalizarla a gusto. 

Sin embargo, es necesario aclarar que las versiones más actualizadas de la CB 125 cuentan con un diseño muy deportivo, por lo que no resultan muy convenientes para la transformación, ya que el chasis no es para nada plano y requieren de más dinero para modificarlo.

El motor puede desarrollar una potencia máxima de hasta 8.5 CV.

Las versiones que fueron lanzadas a finales de la década del 70 son los modelos favoritos para los fanáticos del estilo, pues la base es plana y se adapta muy bien a los cambios. Apenas requieren de unos pequeños retoques. Por otro lado, dispone de un motor monocilíndrico de cuatro tiempos refrigerado por aire y alimentado por un carburador que incorpora válvulas VCA.  

Precio estimado: Los modelos del 70 pueden ser conseguidos a partir de 1500 euros.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba